Opinion

HABÍA UNA VEZ

Por: Jorge A. Pérez González

www.optimusinformativo.com

Sábado 20 de junio 2020

Es realmente maravilloso platicar con una niña de 4 años, sobre todo para quienes no tuvimos hijas.  Mi nieta me ha enseñado a partir de los 60 años de edad, la diferencia abismal que existe entre la forma de educar a un varón y a una hembra.

No es una cuestión hormonal, tampoco de estereotipos, es más bien algo ancestral, mientras en la era inicial del género humano el varón salía a cazar y debía mantenerse en silencio para lograr su cometido, la hembra se quedaba en la cueva y debía mantenerse hablando continuamente para que las fieras no invadieran su propiedad y perdiera a su descendencia.

Si algo aprendieron las mujeres en 315 mil años, fue a hablar, y lo practican guturalmente desde antes de aprender a articular palabras, me consta.

Victoria, así se llama mi nieta, es la verdadera imagen del homo sapiens, tiene una gran capacidad para inventar, una verdadera intención de aprender y hace lo correcto al utilizar la música para comunicar sus preocupaciones. 

Realmente me embeleso al escucharla cantar con entonada melodía, una historia de muchos Coronavirus que tratan de entrar por la ventana de su casa, la intención sin duda es alejarlos y creo que a pesar de la manipulación de los números de la Pandemia, ella lo está logrando.

Ya tendré oportunidad de compartir en mis redes, este esfuerzo social extraordinario, que en lo personal me brinda la tranquilidad de saber que ella sola se está cuidando,  que se preocupa por los demás y que en su análisis, al saber que algo tiene que hacer,  ella lucha cantando.

Por lo pronto en su estructura mental demuestra saber usar la lógica, va por buen camino. Sin duda, en el largo trayecto de su educación,  aprenderá a discernir, podrá diferenciar el bien del mal, tendrá la habilidad de saber que es verdadero y que es falso.

El fin de semana pasado me convertí en su Maestro de Pintura, sus  trazos son burdos, todavía no tiene la destreza suficiente para no transgredir las líneas que delimitan los colores, ya aprenderá y sin duda disfrutará mucho el resultado final, pues veo los esfuerzos que hace por no salirse de los limites, algo que la humanidad todavía no aprende.

Ver sus ojos azules monumentales cuando califico su trabajo, me causa una gran felicidad, sobre todo cuando escucha mi critica a lo realizado, donde de forma sutil desenmascaro los errores cometidos, pero alabo con firmeza los colores escogidos, entiende entrecerrando los ojos lo que está mal, pero los abre desmesuradamente al escuchar que la combinación de tintes fue perfecta y su sonrisa es enorme al recibir la máxima calificación, 100. 

Mi ausencia entre semana provocó un conflicto familiar, al no acudir a la clase su Maestro favorito, recurrió a su padre para la calificación respectiva, él, en un exceso de bonhomía lo calificó con 95, ella al ver la evaluación, tomó su “Coloring Book” y con un mohín soltó el reclamo: “Coco (así me dice), siempre me pone 100”.

No la veré hasta el mes que entra, pero iré acumulando un 100 cada día, para tenerle disponibles muchos para ese entonces, su abuela ya le compró colores nuevos, espero encontrar un libro grande para dibujar, con objeto de que tenga más espacio para identificar las líneas, su incursión en el arte sin duda servirá para hacerla aún más sensible, ya tendrá tiempo en la primaria para enfrentarse a las matemáticas, a la geografía y a la historia.

El futuro de mi nieta como el de las nuevas generaciones será sin duda el de ser conscientes de sí mismos,  hurgarán en el pasado gracias  a los adelantos tecnológicos con mayor rapidez que nosotros, planearán su futuro con una visión totalmente diferente a la nuestra.

Sin duda tendrán la habilidad para realizar proyectos que transformarán al mundo, encontrarán también el equilibrio entre los dogmas y los preceptos morales, pero sobre todo, aprenderán más fácil que nosotros, que todos los gobernantes comienzan sus arengas con una frase muy conocida en su infancia: HABÍA UNA VEZ.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com 

optimusinformativo@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar