EstadosNacionalOpinionPrincipalTamaulipas

Agua si, cerveza no. AMLO no da permiso para construcción de planta en Mexicali

MEXICALI,B.C.Este lunes, tras llevarse a cabo la consulta a la que convocó el presidente Andrés Manuel López Obrador y con los votos de 27,973 personas, el gobierno federal decidió no dar los permisos correspondientes para la operación de la planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali, en Baja California.

En conferencia de prensa junto al mandatario federal, Diana Álvarez, subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, anunció que el gobierno verá las opciones para para subsanar los daños causados a esta empresa.

A todo esto, ¿cómo se llegó a la cancelación de una inversión de 1,500 millones de dólares? Acá te contamos los detalles.

El proyecto de Constellation Brands fue anunciado en el año 2016, se calculaba que esta planta tendría una capacidad de 10 millones de hectolitros, una inversión de 1,500 millones de dólares y quedaría completada en cuatro o cinco años.

Su ubicación estratégica en el kilómetro 10.5 de la carretera Mexicali-San Felipe, en el valle de Mexicali permitiría atender al estado de California, en Estados Unidos, considerado como el mayor mercado de cerveza de Constellation.

Constellation Brands es la tercera cervecera más grande de EU y es dueña de las marcas del mexicano Grupo Modelo en ese país.

Un año después de este anuncio, agricultores de la región e integrantes de la organización Mexicali Resiste, acusaron a la empresa de no contar con su permiso de uso de suelo; además, denunciaron que la planta que permanecería en Mexicali al menos 50 años, consumirá 20 millones de metros cúbicos anuales de un agua que pertenecía a los agricultores locales y a la población de la ciudad y del Valle de Mexicali.

Fue así, que las protestas por esta obra llevaron a la confrontación de activistas con fuerzas armadas, bloqueos y protestas, pues los integrantes de Mexicali Resiste y campesinos denunciban que la construcción de un ducto de 47 kilómetros, para llevar agua del Río Colorado hasta el sur de Mexicali y abastecer la nueva planta de Constellation Brands ocasionaría problemas de suministro de agua en sus ciudades y zonas rurales.

En enero de 2020, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales llevó a cabo una reunión de trabajo en la que se expuso la información disponible sobre la situación hídrica en Baja California; en esta reunión, participaron autoridades ambientales federales, de los gobiernos estatal y municipales, legisladores, científicos y técnicos del agua en esa región, la empresa Constellation Brands y población en general.

Ahí la directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez Cisneros, indicó que el Valle de Mexicali enfrenta importantes retos para utilizar el agua de manera responsable, dado que se extrae más agua de la que se recarga.

“Aunque el abasto para la población del Valle de Mexicali se encuentra asegurado para los próximos 50 años, se requiere invertir en infraestructura hidroagrícola para disminuir la sobreexplotación del acuífero y hacer un uso de riego más eficiente”, comentó.

Al respecto, la empresa Constellation Brands aseguró que la operación de la cervecera no afectaría los recursos hídricos disponibles para Mexicali, que son de 82 millones de metros cúbicos al año.

“No utilizaremos más agua de lo necesario. Tenemos un uso limitado por 5.8 millones de metros cúbicos”, dijo su representante.

En febrero de 2020, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación por presunta “violación al derecho humano al agua, derivada de la construcción y operación de planta cervecera”.

“Basada en la defensa del derecho humano al agua, la recomendación no se limita a investigar si hay o no capacidad hídrica para la instalación de una cervecera en Mexicali, sino que asume la defensa del derecho al agua prioritariamente para consumo personal y doméstico, que debe cuidarse estrictamente en una zona desértica y con decreto de veda, por lo que no puede hacerse abstracción del contexto en que una empresa privada pretende hacer uso del agua”, se lee en una comunicado de la CNDH sobre esta recomendación.

El organismo destacó en ese entonces que la consulta ciudadana no era una solución, pues “los derechos humanos no se someten a consulta, sino que se deben respetar”.
Pese a esto, el 3 de marzo de 2020, López Obrador informó que por una resolución de la Secretaría de Medio Ambiente se llevaría a cabo una consulta para ver si operaba o no esta planta cervecera.

“Nos toca a nosotros estar enfrentando estos asuntos y por eso tenemos que escuchar a la gente. Y dicen: ‘Se va a establecer un mal precedente si se hace una consulta, porque se afecta la inversión’. No, ya el mal precedente se dio cuando, sin tomar en cuenta a la gente, dieron los permisos”, dijo el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

López Obrador pidió en ese momento a los inversionistas extranjeros y empresarios que actúen con ética.

“ ¿Qué pasaba antes? Venían y veían a México como tierra de conquista, sobre todo las empresas españolas: ‘Vamos, porque ahí sí estamos bien parados; tenemos buenas influencias, hacemos y deshacemos; ahí está el negocio, ahí está el negocio lucrativo’. No, ya eso no lo podemos permitir”, aseguró.

Para el 20 de marzo, el presidente de México y la directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez Cisneros, anunciaron que la consulta pública para decidir el futuro de esta empresa se llevaría a cabo el 21 y 22 de marzo.

La directora de Conagua expuso los criterios técnicos y científicos valorados por la autoridad ambiental sobre el proyecto de Constellation Brands.

Jiménez Cisneros aseguró que aunque la cervecera solicitó que se le autorizara el uso de 20 Mm3, de aprobarse el proyecto, sólo se le autorizarían 5.8 Mm3, exclusivamente de agua superficial. Así, la empresa utilizaría 0.2% del agua disponible en la entidad.

Además, de aprobarse el proyecto, a manera de compensación por el agua utilizada, se solicitaría a la empresa que entregue cuatro veces más agua, “pero ahora sí adquirida del agua subterránea”; es decir, proveniente de la compra de terrenos y derechos a usuarios agrícolas.

Finalmente, este lunes se dio a conocer que la decisión de los pobladores de Mexicali fue el “No” al arranque de operaciones de la cervecera luego de que 27,973 de 36,781participantes optaron por esta decisión, en contaste solo 8,547 personas dijeron sí estar de acuerdo con que se terminara de construir esta planta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar