¿QUIEN ES FRANCISCO GARCIA JUAREZ?

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por: Mauricio Fernández Díaz

Para la mayoría de los comunicadores que no somos de la Frontera, el nombre de Francisco García Juárez ha estado asociado laboral y políticamente con el actual Gobernador Francisco Garcia Cabeza de Vaca.

“Paco”, como se le conoce en el argot periodístico tiene una personalidad que ha manejado siempre de “bajo perfil”, soportando el iracundo carácter de su jefe y su comportamiento indica que esta cultural e ideológicamente programado para obedecer cualquier orden sin cuestionarla, por irracional que esta sea.

Esto no lo exime de poseer, como casi todos, la otra cara, esa que jamás muestra a su interlocutor pero que esta ahí escondida bajo la mascara de una sonrisa fingida y socarrona,

Quienes no lo conocen llegan a pensar que no es capaz de realizar una acción revanchista o ventajosa, que su carácter es tan pusilánime que prefiere huir que confrontar; Y algo hay de eso, solo que en lugar de huir se esconde y desde su madriguera envía a sus sicarios a realizar el trabajo sucio, ese que ha aprendido a lo largo de mas de 10 años de servir a su patrón, a su ídolo, a su dios.

Esa carencia de ética y principios, esa falta de gratitud y cumplimiento de sus compromisos no es genético, sino aprendido.

Hoy, siendo coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado y teniendo a su amigo y jefe de Gobernador siente el compromiso moral de tomar revancha, de vengarse de todos aquellos que a su criterio fueron “enemigos” de su patrón cuando este andaba en busca de la gubernatura.

No entiende que la política es el arte de negociar y que su postura solo afecta a quien cree favorecer.

A la larga, mas temprano que tarde debe aprender que en politica si se tiene un proyecto a largo plazo, ya sea personal o familiar debe saber sumar, no dividir. El tratar a los medios de comunicación y a sus representantes con desdén y desprecio nada bueno le va a traer y en su momento estos le pasaran la factura, con todo e intereses.

Buscar el halago fácil, la genuflexión, el acatamiento de la “linea”, el aplauso para su jefe por medio de la represión e intimidación dan resultado un corto tiempo; a la larga esto se revierte en contra de quien utiliza estos perversos métodos de sometimiento y acaban por terminar una carrera que iniciaba con muy bueno augurios.

A continuación, reproducimos un escrito redactado en el 2007, hace ya diez años en el que su autor nos presenta a un Francisco García Juárez que no conocíamos, pero que nos da una idea de quien es el que maneja la imagen en medios del Gobernador de Tamaulipas.

 Francisco García Juárez, el corruptor

Gerardo Ramos Minor Reynosa, Tamaulipas
Francisco García Juárez, secretario técnico del Ayuntamiento de Reynosa, ha conseguido un impresionante poder que le permite disponer de dineros públicos para promocionar ilegalmente la imagen de las personas afines al proyecto político del alcalde, Francisco García Cabeza de Vaca, y castigar a todos aquellos que sean incómodos para el régimen.

n Reynosa existe una serie de rumores y leyendas urbanas alrededor de la administración del alcalde Francisco García Cabeza de Vaca. Con el tiempo, cada una de estas versiones (su departamento en la Isla del Padre, Texas, el enriquecimiento de su familia y las empresas propiedad de sus hermanos que hacen negocio con recursos públicos), se han ido confirmando.

Uno de estos rumores es el que habla del poder y la influencia que Francisco García Juárez, secretario técnico de la administración municipal de Reynosa, mantiene en la presidencia municipal y que, recientemente, fue confirmado por Hora Cero.

En su edición 224, este quincenal demostró con documentos, cheques y facturas, la forma en la que García Juárez desvía recursos públicos para beneficiar a personajes afines al proyecto político del alcalde García Cabeza de Vaca.

Violando la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos y sus funciones como secretario técnico (detalladas en el portal de Internet de la presidencia municipal -www.reynosa.gob.mx-), el 26 de abril de 2007, García Juárez ordenó al secretario de Finanzas del Ayuntamiento, Francisco Huerta Rivera, que pagara la cantidad de 107 mil 536 pesos contemplados en la factura K23112, emitida por una televisora regional por concepto de transmisión de los spots publicitarios de una campaña de redondeo, ejecutada por el Grupo Farmacéutico López.

Este grupo es propiedad de la familia de Raúl López López, alcalde sustituto de Reynosa, proveedor del municipio y quien se perfila como el candidato del proyecto político del alcalde García Cabeza de Vaca para contender en pos de la diputación local por el XVII distrito electoral.

La investigación de Hora Cero (que presenta facturas, documentos y cheques), demostró que el 26 de abril pasado García Juárez envió una carta al secretario de Finanzas, donde le ordena pagar la citada factura que, asegura, corresponde a “publicidad al municipio de Reynosa durante el mes de febrero de 2007”.

Sin embargo, los documentos obtenidos por este quincenal no sólo demuestran que García Juárez miente en su petición, sino que la factura a la que hace alusión corresponde a los spots de promoción de una obra de teatro llamada “Solteronas Desesperadas” y la campaña denominada “Redondeo López”.

Según puede leerse en el Reporte de Spots, que detalla el contrato 0710-00183 (del que se tiene una copia), cada uno de estos comerciales costó al Ayuntamiento entre 610 y 660 pesos y fueron transmitidos en diferentes horarios durante el mes de febrero.

En los comerciales del “Redondeo López”, se puede observar a Raúl López hablando sobre su vocación de servicio y su interés de apoyar a las clases necesitadas, discursos que dejan en claro su interés para posicionarse como candidato del PAN a una diputación local.

De hecho, desde hace unos días y en varios puntos de la ciudad, han aparecido pendones donde se ve la fotografía de López López y se le identifica como precandidato del PAN al Congreso de Tamaulipas por el XVII distrito electoral.

Al ordenar al secretario de Finanzas que pagara la factura de una campaña publicitaria de una empresa ajena a la estructura de gobierno, García Juárez no sólo incurre en el desvío de recursos, sino que también violenta sus funciones como secretario técnico en la presidencia municipal.

De acuerdo al portal de Internet del municipio (www.reynosa.gob.mx), entre las funciones del secretario técnico se encuentran la elaboración del Plan Municipal de Desarrollo, la    atracción de recursos federales para contribuir al desarrollo integral del municipio, difundir las acciones que el Ayuntamiento realiza, regularizar la tenencia de la tierra, legalizar las áreas verdes y de equipamiento propiedad del municipio y administrar las reservas territoriales para uso habitacional.

Además, el secretario técnico tiene como misión “planear, organizar y dirigir las acciones encaminadas al cumplimiento cabal y honesto de los objetivos municipales”.

Ninguno de estos objetivos se cumple cuando García Juárez ordena pagar con recursos públicos la campaña publicitaria de una empresa privada.

 

Larga experiencia corrompiendo

La carrera de Francisco García Juárez inicia cuando laboraba en Reynosa como reportero en Televisa Noreste, un puesto que ocupó durante varios años.

Sin embargo, en 1999 García Juárez decidió dar un giro a su carrera cuando renunció a Televisa y se convirtió en el corresponsal de TV Azteca en Reynosa.

Tras este rápido paso por la televisora del Ajusco, García Juárez se convirtió en el jefe de Prensa de la efímera administración del alcalde priista Luis Gerardo Higareda Adam, quien fue destituido al ser encontrado responsable de diversos actos de corrupción en su gestión como gerente de la Comapa.

Desamparado, García Juárez inició una empresa de producción de programas de televisión y ocupó la titularidad de un espacio noticioso en Cablecom, una empresa de televisión por cable en Reynosa.

Durante esos años, García Juárez hizo amistad con el panista Francisco García Cabeza de Vaca, quien entonces aspiraba a conseguir la candidatura de su partido a la presidencia municipal.

Con el tiempo, García Juárez se convirtió en uno de los hombres de confianza de García Cabeza de Vaca y su principal asesor en temas de medios de comunicación.

Tras el fracaso de García Cabeza de Vaca en su primer intento por conseguir la presidencia municipal de Reynosa (campaña en la que García Juárez fungió como jefe de Prensa), el comunicador continuó con sus proyectos personales hasta que fue designado conductor de Telediario Reynosa, noticiero con el que la empresa Multimedios iniciaba sus transmisiones en el norte de Tamaulipas.

Rápidamente García Juárez logró colocar a Telediario en los primeros lugares de rating, superando incluso los espacios noticiosos de Televisa y TV Azteca.

Para entonces, su amigo panista era diputado federal y anunciaba sus aspiraciones para contender por segunda ocasión por la presidencia municipal de Reynosa.

Con el arranque de la campaña constitucional, García Juárez mezcló sus funciones como director de Noticias de Multimedios Tamaulipas (cargo que lo obligó a cambiar su residencia a Ciudad Victoria), y asesor de medios en la campaña de García Cabeza de Vaca.

Contrario a lo que había realizado en sus inicios en Multimedios, García Juárez inició una campaña de abierta promoción a la imagen del político panista en los espacios noticiosos de la televisora.

Para hacerlo, en Reynosa se ayudó de Seth Rojas Molina, a quien contrató como conductor de Telediario Reynosa.

Esta estrategia llegó a su fin cuando los directivos de la televisora detectaron el marcado favoritismo hacia el PAN que mostraba sus espacios, así como los millonarios convenios personales de publicidad que tenían con el Ayuntamiento de Reynosa, reporteros y conductores de Multimedios que eran negociados, gestionados y autorizados por García Juárez.

Tras su salida de la televisora, García Juárez desapareció de la escena pública durante algunos meses hasta que reapareció como el responsable de la fantasmal oficina de “Proyectos Especiales del Ayuntamiento de Reynosa”, desde donde se encargaba de negociar y dar “línea” a los medios de comunicación afines al proyecto del alcalde de Reynosa.

Para lograrlo, García Juárez contaba con poderes plenos para negociar convenios de publicidad con reporteros, columnistas y conductores de espacios noticiosos.

Al mismo tiempo, esta estrategia servía para que García Juárez presionara a aquellos periodistas molestos para el régimen, a quienes les cancelaba los contratos publicitarios y simplemente ordenaba no pagar los cheques de las publicaciones contratadas por el Ayuntamiento.

Incluso tenía el poder para designar jefes de Prensa, como lo es el caso del actual titular de dicho departamento en la Comapa de Reynosa, Francisco Aragonés Piñeyro, quien sin mayor experiencia en estas labores obtuvo el puesto sólo porque García Juárez se lo había prometido durante el cumpleaños de un funcionario municipal.

Este poder acumulado por García Juárez le ganó un enfrentamiento con el entonces secretario técnico del Ayuntamiento, Miguel Villarreal Ongay, quien durante los meses que el comunicador estuvo fuera de la escena pública se convirtió en el principal asesor y negociador en asuntos de medios de comunicación de la presidencia municipal.

Tras una sorda lucha de poderes, donde cayeron como daños colaterales varios jefes de Prensa en el Ayuntamiento, García Juárez se alzó victorioso al ser designado como el secretario técnico de la presidencia municipal, mientras que Villarreal Ongay fue desterrado a la Comapa de Reynosa.

Desde entonces, García Juárez despacha todos los asuntos relacionados con los medios de comunicación e imagen personal del alcalde y los integrantes de su grupo político, labor que puede realizar gracias a que cuenta con el poder para disponer a discreción del presupuesto de la ciudad.

Deja un comentario