PÉREZ INGUANZO Y EGIDIO TORRE: VIEJA DISPUTA

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

TAMPICO, Tamaulipas.- El ex alcalde de Tampico, Óscar Pérez Inguanzo, ha vuelto a los juzgados de forma silenciosa pero con intenciones fuertes. El agricultor acusó al ex mandatario tamaulipeco, Egidio Torre Cantú, de los daños que sufrió durante los 4 años que libró las acusaciones por desfalco y beneficiarse de su cargo público, pero la justicia desechó sus denuncias.

El abogado Jorge Olvera Reyes, quien ha defendido al priista y los demás funcionarios imputados desde 2011, explicó que el tampiqueño presentó una demanda civil para pedir la reparación económica y una disculpa pública por los daños sufridos durante las reclusiones en los penales de Altamira y El Mante.

Pérez Inguanzo, el alcalde de Tampico en el periodo 2008-2010, llegó al puesto de la mano del ex mandatario Eugenio Hernández Flores. El último año del trienio fue convulso por el inicio de los enfrentamientos entre células de los grupos criminales. El entonces Presidente Municipal salió de la Ciudad y sólo venía una vez a la semana.

Diez meses y 15 días después de que concluyó su mandato, el político priista fue detenido en Reynosa y trasladado a Tampico. El motivo de la captura fue una demanda promovida por la Auditoría Superior del Estado (ASE) ante la estatal Procuraduría General de Justicia (PGJ).

Se le acusó de uso indebido de facultades y atribuciones públicas, ejercicio indebido de funciones públicas y coalición de funcionarios públicos. En el expediente 076/2011 se cuestionó la aplicación de 7 millones de pesos.

Pérez Inguanzo ingresó al Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes), en Altamira, el 23 de octubre de 2011. Tras quejarse de presuntas agresiones fue trasladado al penal de El Mante, la madrugada del 26 de octubre.

A los 13 días de recluido, pagó una fianza de 8 millones 138 mil 856 pesos. El 8 de noviembre de 2011 obtuvo su primera libertad condicional. Aseguró que completo el monto pidiendo préstamos bancarios, hipotecando propiedades y cooperaciones de amigos.

El 12 de noviembre de 2011, Pérez Inguanzo firmó el libro de libertad condicional en el Juzgado Primero Penal, de Ciudad Madero. Al salir los policías ministeriales lo detuvieron por un segundo auto de formal prisión, derivado de la denuncia promovida por el Ayuntamiento de Tampico. La imputación era el desfalco de 42 millones 215 mil 703 pesos.

El expediente 1254/2011 contenía los delitos de uso indebido de facultades y atribuciones públicas, ejercicio indebido de funciones públicas y falsificaciones de documentos públicos o privados fueron los delitos determinados, supuestamente cometidos por el ex presidente porteño. El caso refería a una supuesta acta de Cabildo falsa que permitió el contrato para el arrendamiento de luminarias firmado por el gobierno de Tampico y la empresa Impulsora Mexicana de Obras y Negocios, S.A. de C.V.

Óscar Pérez, quien ocupó la gerencia general de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) Zona Cornubada, volvió al Cedes en Altamira pero a los pocos días fue trasladado al penal en El Mante. El 17 de noviembre fue traído a Tampico para recibir atención médica por arritmias y dolores en diversas partes.

La segunda denuncia fue interpuesta por María Amparo Castillo Reyes, representante jurídica del Ayuntamiento presidido por Magdalena Peraza Guerra, y el titular de la ASE, Miguel Víctor Salman Álvarez. Además del exalcalde estaban involucrados el extesorero, Víctor Manuel Joffre Mora; el exsíndico, Fernando Holguera Altamirano; y el exsecretario del Ayuntamiento, Arturo Medina Fregoso.

Pérez Inguanzo estuvo recluido en las celdas preventivas de la Policía Metropolitana para evitar agresiones contra el acusado. Olvera Reyes pidió el traslado del político quien sufría arritmias, hipertensión y dolores en la columna. El 17 de noviembre, el político ingresó al hospital Médica Universidad en Tampico. Un año después, en el nosocomio, recibió la noticia de la aprobación de una segunda fianza.

El 28 de noviembre de 2012 el imputado pagó 529 mil 750 pesos, abandonó en una ambulancia el hospital y regresó cada mes para firmar el libro de libertad condicionada en las oficinas maderenses del Poder Judicial del Estado. Algunos pasajeros aéreos difundieron fotografías del ex alcalde en vuelos provenientes de la Ciudad de México.

En enero de 2015, el juez Primero de lo Penal, Sergio Arturo Arjona Moreno, informó que en los últimos días de 2014 se decretó que no se hallaron pruebas concretas para confinar imputándole los delitos a Óscar Pérez. “Se le dictó sentencias absolutorias en el mes de diciembre, se crearon sentencias absolutorias donde se da por acreditado el delito. Sino se da acreditado el delito, ya no es necesario entrar a una responsabilidad, no puede haber responsables, si no hay delito que se establezca”, afirmó.

El 15 de junio de 2015, el Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Tamaulipas declaró inocente al priista. En primera instancia, el Juzgado Primero de lo Penal resolvió que no había pruebas para responsabilizar al político priísta de 4 delitos. La PGJ y el Ayuntamiento de Tampico apelaron dicha resolución. Los casos fueron enviados al Supremo Tribunal de Justicia.

“El expediente 076/2011 fue revisado en la Cuarta Sala Penal por el magistrado Arturo Baltazar y el 1254/2011 fue analizado en la Segunda Sala Penal por el magistrado Manuel Cevallos. En ambos casos se confirmaron las sentencias absolutorias”.

Óscar Pérez reapareció en una fotografía de la boda de su hijo, publicada en medios de comunicación de San Luis Potosí, el 13 de febrero de 2017. Meses después, el ex alcalde interpuso la demanda 2457/2017 para intentar recuperar su imagen pública y el dinero que invirtió en los dos casos. La familia gastó 8 millones 668 mil 606 pesos su libertad.

El Supremo Tribunal de Justicia del Estado Tamaulipas rechazó la demanda del prominente agricultor. La intención de Óscar Pérez Inguanzo es llegar a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos con la prueba de una declaración de Egidio Torre hecha en una comida con periodistas.

“(Óscar Pérez) lo siente como si fuera una persecución política y por lo vertido por el ex gobernador en una cena con medios de comunicación, que así lo documentaron, él asumía la responsabilidad de la detención de él y que se equivocó”, dijo Olvera Reyes.

 

 

CARLOS MANUEL JUÁREZ

Deja un comentario