CINCO PREGUNTAS PARA ENTENDER EL CASO FIFA

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

CINCO PREGUNTAS

MEXICO,D.F. El deporte es como un estado dentro del Estado, expresión utilizada para definir el desafío de una organización a un ordenamiento jurídico. Las federaciones lo hacen, a partir del derecho que les confiere su derecho privado. El problema llega cuando su actividad invade las competencias del derecho público. No hay mejor ejemplo que el fútbol, el fenómeno de masas más expansivo del planeta. El sentir de los grandes dirigentes es, pues, el de blindarse y protegerse ante cualquier intento de regular su mundo por parte de las autoridades, hecho que favorece el maniqueísmo. En esta ocasión, Joseph Blatter ha dicho que respeta las investigaciones para que contribuyan a la limpieza del fútbol, pero puertas adentro insiste en la necesidad de que esa limpieza sea hecha por la propia organización. Lo mismo dice Ángel Villar cuando el Estado le habla de violencia: “El fútbol es nuestro”. Cuando esa dinámica se lleva al paroxismo, pone de manifiesto que para la FIFA lo importante no es la verdad, es el poder.

Lucro personal o ‘financiación de partido’

Estamos ante una pregunta crucial, que deberá plantearse en el curso de los interrogatorios de los dirigentes detenidos, porque delimitará la cota de responsabilidad de las organizaciones. En pocas palabras, si estamos ante personajes que utilizaron su posición para enriquecerse con una petición sistematizada de sobornos, cifrados en 140 millones de euros, o actuaban de forma delegada para la CONMEBOL, el equivalente a la UEFA para Sudamérica y organizadora de la Copa América, o hasta para la FIFA, a imitación de la praxis habitual en la financiación ilegal de partidos políticos.

¿Qué indica la concentración de los detenidos?

El hecho de que la mayoría de los detenidos pertenezcan a la CONCACAF, que agrupa a las federaciones nacionales de Centroamérica, localiza geográficamente el problema, hecho que la FIFA puede utilizar para rebatir una parte de la responsabilidad y las acusaciones de corrupción sistematizada. Al tratarse de una organización internacional, la FIFA debe ampliar el cupo de dirigentes a todas las confederaciones, sus “continentes deportivos”, y la realidad es que la ética es muy dispar en distintos lugares del mundo. En algunos, corrupción es ley. Además de latinoamericanos, dirigentes africanos y asiáticos, como el nigeriano Amos Adamu, el camerunés Issa Hayatou o el tailandés Worawi Makudi han sido acusados de casos de corrupción, algunos comprobados, en los últimos años.

¿Por qué parte la investigación de EE.UU.?

La razón de que la investigación parta de la Fiscalía de Nueva York es por el hecho de que los delitos impliquen o afecten a personas o sociedades de Estados Unidos, ya que los sobornos se habrían ofrecido y cobrado en el proceso de concesión de los derechos de televisión de la Copa América que debe celebrarse en territorio estadounidense, en 2016. La competición es organizada por la CONMEBOL, no por la FIFA, pero buena parte de los detenidos pertenecen a ambas en el marco de una organización piramidal, con relaciones de sujección entre las federaciones nacionales, las confederaciones y la FIFA.

¿Tiene el caso relación con la elección de Rusia y Qatar?

No existe una relación directa, por supuesto, pero demuestra que la corrupción es un problema grave entre los dirigentes del fútbol internacional. A nivel mediático, es innegable que vuelve a poner en valor las sospechas; a nivel jurídico, puede ser incluso irrelevante. Para la elección de las sedes de 2018 y 2022 votó el Comité Ejecutivo de la FIFA, de 24 miembros. De los detenidos actuales, sólo dos formaron parte de quienes votaron entonces. Joseph Blatter, al contrario de lo habitual, ejerció su voto para favorecer a Rusia, rival de la candidatura ibérica, entre otras. Michel Platini y Ángel Villar, uno de los principales críticos con Blatter y uno de sus principales apoyos, votaron Qatar. En el caso del francés, pone de manifiesto la necesidad de que el gasto astronómico del fútbol tiene de las bolsas de dinero concentradas por los dueños de los grandes recursos energéticos, además de los intereses nacionales que pudo trasladarle Nicolas Sarkozy. En el segundo, se debe a que Qatar pactó con Rusia un intercambio de apoyos, algo que también había hecho el equipo de Villar, abandonado la última noche. La elección de dos sedes a la vez favoreció ese ‘lobbysmo’ compartido del que se arrepintió Blatter. No volverá a repetirse. La investigación en paralelo de la justicia suiza sobre el proceso de votación de estas dos sedes es diferente al actual.

¿Será elegido Blatter?

Por aclamación, muy probablemente. Es la mejor forma de protegerse para la organización. Pocos conocen esos mecanismos como Blatter, un ‘aparatchik’ de la FIFA, secretario general antes de llegar a la presidencia. Los apoyos de Ali bin Al-Hussein, príncipe jordano, son minoritarios, aunque la oposición a Blatter de Michel Platini, presidente de la UEFA, ofrezca a la alternativa la cobertura de un gran nombre. El opositor ha recogido, asimismo, los apoyos que pudiera tener Luis Figo, muy minoritarios entre las federaciones nacionales. Entre los dirigentes del fútbol no creen que el portugués sea alguien de fiar. Villar votará Blatter. Platini valoró ser el sucesor del dirigente suizo, pero sólo si se hubiera retirado y hubiera dejado una elección abierta. El francés es de los pocos que ha ganado al poder, cuando se impuso a Lennart Johansson en la UEFA, pero el rival es incomparable. Cuando Blatter pensaba en marcharse, quería dejar la organización a buen recaudo, todo atado y bien atado, y para eso Villar era su hombre. Ahora necesita sobrevivir a sí mismo, y en eso es único.

Deja un comentario