COMO DEFENDERTE DE UN POLICIA CORRUPTO,EL RESPALDO CONSTITUCIONAL QUE NADIE TE RESPETA

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Screen Shot 2015-04-08 at 10.15.48

MEXICO,D.F. “El diablo anda al acecho como león rugiente, buscando a quién devorar”, cita un conocido pasaje de la Biblia y que aplica perfectamente en la actitud que toman algunos elementos de la Policía y Tránsito Municipal, al momento de abordar a algún ciudadano. 

  • Para evitar que estos agentes “hagan su agosto” a costa tuya, a continuación te presentamos los 8 puntos a tomar en cuenta para que no seas una víctima más.

 

Los consejos los da el litigante César Luis Vea Vea, expresidente de la Federación de Abogados de Sinaloa (FAS) que debiera  aplicar PERFECTAMENTE en TODO EL PAIS pues las garantías de que gozan los ciudadanos estan consagradas en la constitución sin hacer distingo del lugar en que habite.

1.- Despojo de la unidad. Una de las principales armas de intimidación utilizada por los agentes de Policía y Tránsito Municipal, es decirle al ciudadano que lo van a despojar de su automóvil. No obstante, esta acción violenta establecida en el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual cita. “Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento”.

2.- Identificarse. Algo que nulamente sucede es que el agente que aborda al ciudadano se identifique como elemento de seguridad; sin embargo, esto es básico, pues en caso de alguna queja o irregularidad ¿a quién se denunciará? Si al momento de solicitar la identificación, el elemento se molesta y refuta: “qué no me ves con el uniforme”, el ciudadano debe interponer una denuncia.

3.- Pedir “arreglo”.  La maña más antigua con la que se identifica a los agentes de tránsito y policía municipal es “la mochada”; es decir, que pidan arreglo para padecer amnesia y no recordar porqué pararon a la persona. Si se detuvo a alguien de forma injusta y solamente para obtener un beneficio monetario se debe refutar la acción y marcar un precedente con denuncia. 

4.- No pueden revisar tu automóvil. Hay algunos agentes que se atreven a ingresar al automóvil para la “revisión de rutina”; esto no es correcto si no cuentan con la orden expedida por la autoridad judicial o en situaciones muy especiales.En caso de no poder impedir la acción, la recomendación es estar al pendiente, pues hay casos en donde mágicamente se pierden objetos valiosos, como celulares y billeteras.

5.- Intimidarte. Pareciera que la herramienta más utilizada para amedrentar a la población y lograr la encomienda particular es buscar la intimidación en sus diversas formas. Hablar prepotentemente, haciéndote parecer un delincuente “pesado”, es la más concurrida. El ciudadano debe mantener una actitud tranquila, pues si se altera sale la famosa frase: “Fíjate cómo le hablas a la autoridad”, motivo por el cual puede ir a dar a la barandilla.

6.- Quitarte la placa. Si un elemento de Seguridad Pública intenta quitarte la placa, como medida de sanción a una supuesta violación al reglamento vial, está en una acción incorrecta, pues la placa es parte del automóvil, además pagada por el automovilista. Aquí toma sentido, de nueva cuenta, el ar-tículo 16 constitucional. 

7.- Papeles oficiales. Un descuido lo puede cometer cualquiera. Olvidar la credencial de elector y/o licencia, etcétera, pueden ser casos esporádicos; sin embargo, no es motivo para que los agentes priven de la libertad a quienes circulan por la vía pública, ya sea peatón o automovilista.

8.- Motivo de la intervención. Tanto el agente de tránsito como de la policía municipal deben externar al ciudadano el motivo de la revisión. Pues de acuerdo a una serie de denuncias, los elementos abordan con un motivo y casi casi acaban preguntándoles si tienen una cuenta de ahorro, para así encontrar una anomalía y tener un motivo para pedir mordida.

 

Ante cada una de las anomalías expuestas anteriormente, la recomendación para el ciudadano es interponer una denuncia para que se contribuya a terminar con estas prácticas, pues la mayoría prefiere quedarse callado y con ello alimentan el desarrollo de la corrupción.

Deja un comentario