EL FRACASO DE CASTILLO,…Y EL ENGENDRO DE LA RURAL

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Screen Shot 2014-12-23 at 06.11.19


MICHOACAN. Los acontecimientos del martes 16 de diciembre en La Ruana exhibieron el fracaso de Alfredo Castillo en Michoacán; su engendro, la Fuerza Rural, le estalló en pedazos. 

Mientras se encontraba en la calle Mazaryk, en la colonia Polanco de la ciudad de México, comprando un Rolex, — según publicó Reforma—, once personas murieron.  El Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, al comparecer ante la prensa, redujo a un simple pleito entre particulares lo ocurrido en la Tenencia de Felipe Carrillo Puerto; no obstante que el pasado 10 de mayo, al dirigirse a los integrantes de la Fuerza Rural, entre quienes se encontraba Luis Torres “El Americano”, Castillo enfatizó: “hoy los que representan al Estado son ustedes”.

Previo a los hechos de La Ruana, Hipólito Mora había advertido que “Michoacán es un desmadre”, y denunciado que su vida corría peligro, señaló que la gente tiene temor de hablar otra vez, pues los ex templarios están infiltrados y se pasean impunemente pues el Ejército y la Policía Federal tienen orden de no intervenir ni detenerlos.

En la entrevista que concedió a Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, Mora fue enfático al señalar: “Sé a lo que me estoy exponiendo ahorita con esta entrevista, inmediatamente van a planear encarcelarme, asesinarme, quitarme de la Fuerza Rural”. Hipólito sabía que corría riesgos al hablar de cómo están las cosas. Por decir que en la Tierra Caliente michoacana no todo marchaba como se presumía, una familia fue masacrada en junio de este año; fueron asesinados: José Santiago Valencia Sandoval, su esposa Blanca, sus hijos José Santiago de 16 años, Bernabé de 14, y Blanquita de 11.

La familia, residente en Tepalcatepec, apareció en una camioneta, encontrada en los límites de Michoacán con Jalisco, sus cuerpos presentaban huellas de tortura. Valencia había concedido una entrevista al Washington Post en la que habló de su pasado con los Templarios y su incorporación a las autodefensas. Había declarado que el movimiento, que se esparció con el apoyo del gobierno mexicano, estaba siendo corrompido y se había convertido en una fachada para criminales que podría terminar tan corrupto y abusivo como el cártel del que había desertado (The Washington Post, 27 de junio de 2014). En octubre, fue asesinado Felipe Díaz Ávila, fundador de las autodefensas de Coalcomán y posteriormente jefe de la Fuerza Rural, luego de que declarara a los medios que no se les proporciona gasolina, que carecían de uniformes y armamento y que antes, cuando eran autodefensas, estaban mejor.

De Luis Torres “El Americano”, quien pretendía asesinar a Hipólito Mora, reiteradamente han salido a relucir sus antecedentes delictivos; la revista MX reveló que formó parte de la estructura de Heriberto Lazcano “El Lazca”, líder de los Zetas. Fue parte de La Familia Michoacana y de los Templarios. Incorporado a los grupos de autodefensa, se señaló que se dedicaba al tráfico de estupefacientes, que tenía un proceso abierto en Estados Unidos. Fuentes oficiales aseguraron que en contra de Torres existía un expediente de investigación de la Procuraduría del Estado por homicidio y secuestro, derivado de confesiones de diversos integrantes del crimen organizado. (Reforma, 15 de marzo de 2014). Al salir de la cárcel Hipólito Mora, Alfredo Castillo lo reunió con Luis Torres; el 21 de mayo publicó en su cuenta de Twitter la foto de Hipólito con el “Americano”, ambos estrechándose las manos, que el Comisionado sostenía de manera un tanto forzada. “Hoy se unen para integrarse a favor de la vida institucional”, anotó el Castillo en el pie de la imagen.

El 11 de junio de este año, el “Americano”, ya oficialmente parte del grupo de élite de la Fuerza Rural, el G250, fue detenido en la carretera Los Reyes-Zamora con un cargamento de droga por elementos del Ejército que lo trasladaron al cuartel del 17 Batallón militar; aunque fuentes oficiales del gobierno estatal corroboraron el hecho, inexplicablemente Torres fue dejado en libertad. (http://www.respuesta.com.mx/index.php/home/justicia/2004-detuvo-el-ejercito-no-la-federal-a-el-americano.html).

A fines de agosto apareció un video en el que se observa al “Americano”, reunido con Servando Gómez  “La Tuta” y otro de los integrantes del G250 de la Fuerza Rural, Carlos Sierra Santana, fue citado a comparecer sólo en calidad de testigo a la Procuraduría General de Justicia del Estado, el titular de la dependencia Martín Godoy, lo atendió de manera personalizada, dijo que no era él el del video y lo dejaron ir otra vez Luis Torres es visto en la región de Buenavista Tomatlán, siempre tripulando camionetas blindadas de super lujo, Cadillac o Lincoln, que ahora portan la estrella de la Policía Estatal y el rótulo de Fuerza Rural, empuñando armas de alto poder.

En los meses anteriores el Comisionado, Alfredo Castillo, frenó todo intento por sancionar las conductas delictivas del “Americano”, ahora pretende que la agresión que sufrió Hipólito Mora, quien se encontraba en el exterior de su rancho “Los Palmares” pase como un asunto de Ministerio Público, e incluso se arroga facultades que corresponden al Poder Judicial, al garantizar algo que escapa a su esfera de competencia: el debido proceso. Los obispos de Michoacán, a más de denunciar que está ocurriendo en Michoacán una redada peor que el “Michoacanazo” en la que han sido llevados a la cárcel muchos inocentes, pidieron al presidente de la República cambiar la estrategia de seguridad.

El record de consignaciones que presume el Comisionado se explica también al salir a la luz pública las presiones de que son objeto integrantes del Poder Judicial del Estado, ha habido “levantones express” de jueces para advertirles que no emitan órdenes de liberación contra quienes han sido inculpados en la estrategía de seguridad que se aplica en el estado (Cambio de Michoacán, 15 de diciembre de 2014).

El juez sexto de primera instancia en materia penal, Francisco Javier Bedolla Espino, denunció que fue sacado de su oficina y llevado por la fuerza a la Procuraduría de Justicia del Estado el pasado 6 de noviembre. Mientras por un lado se ha llevado a inocentes a la cárcel, por otro se ha favorecido a delincuentes. Michoacán para recomponerse lo que requiere es legalidad.

Mientras se encontraba en la calle Mazaryk, en la colonia Polanco de la ciudad de México, comprando un Rolex, — según publicó Reforma—, once personas murieron. El Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, al comparecer ante la prensa, redujo a un simple pleito entre particulares lo ocurrido en la Tenencia de Felipe Carrillo Puerto; no obstante que el pasado 10 de mayo, al dirigirse a los integrantes de la Fuerza Rural, entre quienes se encontraba Luis Torres “El Americano”, Castillo enfatizó: “hoy los que representan al Estado son ustedes”. Previo a los hechos de La Ruana, Hipólito Mora había advertido que “Michoacán es un desmadre”, y denunciado que su vida corría peligro, señaló que la gente tiene temor de hablar otra vez, pues los ex templarios están infiltrados y se pasean impunemente pues el Ejército y la Policía Federal tienen orden de no intervenir ni detenerlos.

En la entrevista que concedió a Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, Mora fue enfático al señalar: “Sé a lo que me estoy exponiendo ahorita con esta entrevista, inmediatamente van a planear encarcelarme, asesinarme, quitarme de la Fuerza Rural”. Hipólito sabía que corría riesgos al hablar de cómo están las cosas. Por decir que en la Tierra Caliente michoacana no todo marchaba como se presumía, una familia fue masacrada en junio de este año; fueron asesinados: José Santiago Valencia Sandoval, su esposa Blanca, sus hijos José Santiago de 16 años, Bernabé de 14, y Blanquita de 11. La familia, residente en Tepalcatepec, apareció en una camioneta, encontrada en los límites de Michoacán con Jalisco, sus cuerpos presentaban huellas de tortura. Valencia había concedido una entrevista al Washington Post en la que habló de su pasado con los Templarios y su incorporación a las autodefensas.

Había declarado que el movimiento, que se esparció con el apoyo del gobierno mexicano, estaba siendo corrompido y se había convertido en una fachada para criminales que podría terminar tan corrupto y abusivo como el cártel del que había desertado (The Washington Post, 27 de junio de 2014). En octubre, fue asesinado Felipe Díaz Ávila, fundador de las autodefensas de Coalcomán y posteriormente jefe de la Fuerza Rural, luego de que declarara a los medios que no se les proporciona gasolina, que carecían de uniformes y armamento y que antes, cuando eran autodefensas, estaban mejor. De Luis Torres “El Americano”, quien pretendía asesinar a Hipólito Mora, reiteradamente han salido a relucir sus antecedentes delictivos; la revista MX reveló que formó parte de la estructura de Heriberto Lazcano “El Lazca”, líder de los Zetas. Fue parte de La Familia Michoacana y de los Templarios. Incorporado a los grupos de autodefensa, se señaló que se dedicaba al tráfico de estupefacientes, que tenía un proceso abierto en Estados Unidos. Fuentes oficiales aseguraron que en contra de Torres existía un expediente de investigación de la Procuraduría del Estado por homicidio y secuestro, derivado de confesiones de diversos integrantes del crimen organizado. (Reforma, 15 de marzo de 2014). Al salir de la cárcel Hipólito Mora, Alfredo Castillo lo reunió con Luis Torres; el 21 de mayo publicó en su cuenta de Twitter la foto de Hipólito con el “Americano”, ambos estrechándose las manos, que el Comisionado sostenía de manera un tanto forzada. “Hoy se unen para integrarse a favor de la vida institucional”, anotó el Castillo en el pie de la imagen.

El 11 de junio de este año, el “Americano”, ya oficialmente parte del grupo de élite de la Fuerza Rural, el G250, fue detenido en la carretera Los Reyes-Zamora con un cargamento de droga por elementos del Ejército que lo trasladaron al cuartel del 17 Batallón militar; aunque fuentes oficiales del gobierno estatal corroboraron el hecho, inexplicablemente Torres fue dejado en libertad. (http://www.respuesta.com.mx/index.php/home/justicia/2004-detuvo-el-ejercito-no-la-federal-a-el-americano.html). A fines de agosto apareció un video en el que se observa al “Americano”, reunido con Servando Gómez  “La Tuta” y otro de los integrantes del G250 de la Fuerza Rural, Carlos Sierra Santana, fue citado a comparecer sólo en calidad de testigo a la Procuraduría General de Justicia del Estado, el titular de la dependencia Martín Godoy, lo atendió de manera personalizada, dijo que no era él el del video y lo dejaron ir otra vez Luis Torres es visto en la región de Buenavista Tomatlán, siempre tripulando camionetas blindadas de super lujo, Cadillac o Lincoln, que ahora portan la estrella de la Policía Estatal y el rótulo de Fuerza Rural, empuñando armas de alto poder. En los meses anteriores el Comisionado, Alfredo Castillo, frenó todo intento por sancionar las conductas delictivas del “Americano”, ahora pretende que la agresión que sufrió Hipólito Mora, quien se encontraba en el exterior de su rancho “Los Palmares” pase como un asunto de Ministerio Público, e incluso se arroga facultades que corresponden al Poder Judicial, al garantizar algo que escapa a su esfera de competencia: el debido proceso.

Los obispos de Michoacán, a más de denunciar que está ocurriendo en Michoacán una redada peor que el “Michoacanazo” en la que han sido llevados a la cárcel muchos inocentes, pidieron al presidente de la República cambiar la estrategia de seguridad.

El record de consignaciones que presume el Comisionado se explica también al salir a la luz pública las presiones de que son objeto integrantes del Poder Judicial del Estado, ha habido “levantones express” de jueces para advertirles que no emitan órdenes de liberación contra quienes han sido inculpados en la estrategía de seguridad que se aplica en el estado (Cambio de Michoacán, 15 de diciembre de 2014).

El juez sexto de primera instancia en materia penal, Francisco Javier Bedolla Espino, denunció que fue sacado de su oficina y llevado por la fuerza a la Procuraduría de Justicia del Estado el pasado 6 de noviembre. Mientras por un lado se ha llevado a inocentes a la cárcel, por otro se ha favorecido a delincuentes. Michoacán para recomponerse lo que requiere es legalidad.

Deja un comentario